Los lunes la prensa copiapina abre con información no deseada acerca de la cantidad de accidentes viales que tienen lugar en sus carreteras, sobre todo en horas de la noche. Aun cuando no se reseñan las causas de los accidentes puede inferirse que en muchos casos es por imprudencia de los conductores, tal como sucedió en el sector Camino Internacional.

En esta vía es un secreto a voces que aún a pesar de la prohibición expresa por parte de las autoridades de no celebrar carreras de autos, muchos amantes suicidas de esta actividad terminan siendo protagonistas de la última carrera de su vida. Así sucedió el último fin de semana de abril cuando se volcó un automóvil y parte de sus ocupantes se dieron a la fuga luego de ocurrido el accidente.

Por otra parte, otros accidentes podrían darse por la iluminación poco adecuada que tiene la vía en horas nocturnas, que cuando se le agrega el exceso de velocidad, crean una fórmula letal. Así sucedió en el accidente ocurrido en el kilómetro 820 en el cual fallecieron dos personas y otras tres resultaron lesionadas luego de la colisión.

Igualmente colisiones en donde intervienen varios vehículos han sucedido en el sector El Palomar con la consecuencia letal para sus ocupantes.

No siempre ocurren colisiones entre automóviles, ya que también se han registrado choques contra árboles ubicados en la avenida Copayapu.

En todos los casos, tanto los funcionarios de SAMU como los bomberos de la región acuden de forma rápida para auxiliar a los afectados. Pero es cuestión de que los copiapinos tomen consciencia también de que cuando las condiciones de la vía no son las adecuadas, entonces deben incrementarse las medidas de prevención por parte de los mismos, disminuyendo la velocidad y evitando en todo caso el consumo de cualquier bebida alcohólica.